TOP 5 2011 (Paco)

De lo que figura en la cabecera de este comentario sólo es cierto lo de "Paco", y es que este año, que tan abandonada he tenido a la música, no me veo en condiciones físicas ni mentales lo suficientemente aptas como para elaborar un ya de por sí muy difícil de elaborar TOP 5, sea éste del año que sea, de modo que me retrotraigo a mi adolescencia, cuando el aroma de Heno de Pravia impregnaba mis manos de libertario y anarquista juvenil, y me salto todas las normas, aunque por supuesto, dada mi condición antitaurina, no me las salto a la torera.

Así que voy a redactar haciendo uso de mi memoria, que como cada vez es más penosa, seguro que dejará sin mencionar algún que otro disco que me ha gustado, y naturalmente, no busquéis ningún orden intrínseco en la relación de nombres y títulos que mencione a partir de ahora. Eso sí, tampoco me voy a cortar (a estas alturas ya paso de todo) y, desde aquí, "reclamo" la salida, y por consiguiente mi rechazo, de al menos un par de discos que he visto reflejados en algún que otro top, como por ejemplo el primer álbum de James Blake y el último de Manos de Topo: NO, NO y NO... Me caen bien y todo eso, pero si esto fuese realmente representativo de lo mejor del año, por mi parte sería preferible cerrar el chiringuito y dedicarme de lleno a las agencias de rating, que es donde realmente se cuece el dinero, porque en la música desde luego, NO (NO y NO).

Otra cosa bien distinta es, a nivel internacional, el "Let England shake", de PJ HARVEY, disco que creo que, a nivel general, ocupa el nº 1 de todas las listas del mundo mundial, y que yo respaldo con mi voto desde aquí y desde donde haga falta. Y a nivel nacional, "La joven Dolores", de CHRISTINA ROSENVINGE (hoy, 25 de enero del 2012 se cumple justo un año de su publicación) es también, sin duda, uno de los discos a destacar del 2011.

¿Qué más hay por ahí?... Uff, pues unos cuantos CDs que os recomiendo que os apuntéis, los escuchéis (si aún no lo habéis hecho), los juzguéis y luego, si procede, me crucifiquéis (yo siempre opto por la crucifixion). Empezaré por dos discos en particular que sé que le habrían gustado mucho a Jepo, nuestro ilustre ex, a saber:

KING CREOSOTE and JON HOPKINS: Diamond mine
Es una suerte que este pequeño disco, de sólo 7 temas, dure 32 minutos, porque tras su escucha te quedas con dolor de mandíbulas dado que, nada más sonar la magnífica voz de King Creosote, a uno se le abre la boca de puro asombro. Muy muy muy bonito (tanto como tranquilo)

METRONOMY: The English Riviera
En septiembre fue la primera vez que oí este CD, y casi nada más empezar a sonar "Everything goes my way", el tercer corte del álbum, miré a lo que otrora fuera el despacho de Javi (o sea, Jepo) buscando su complicidad, pero el puñetero ya no estaba... Espero que no se lo haya perdido, o que al menos le llegue mi recomendación.

JONATHAN WILSON: Gentle spirit
Sorprende que un disco tan denso y de tan larga duración se haga, sin embargo, tan corto, lo cual es un mérito añadido de los que muy pocos pueden presumir.

MANEL: 10 milles per veure una bona armadura
Os aseguro que ahora mismo no recuerdo quién ganó la liga de fútbol del año pasado, y os garantizo que saberlo me importa un pimiento de la huerta murciana, pero lo que está claro es que el 2011 se ha caracterizado por las canciones cantadas en catalán. El disco de MANEL es genial, pero no es el único ejemplo...

ANTÒNIA FONT: Lamparetes
Si tengo que elegir entre este disco y el anterior, sin duda alguna, escojo pulpo como animal de compañía.

BEIRUT: The rip tide
Tercer disco hasta la fecha de este grupo norteamericano liderado por Zach Condon (el de "El condon pasa" :-) y el que más me ha gustado hasta ahora, y eso que los anteriores ya me gustaron bastante.

Estoy viendo que me dan las uvas, así que va para allá una sucinta relación en la que, como no, no podía faltar el último álbum de los siempre acertados WILCO (The whole love), ARTIC MONKEYS (Suck it and see), BOMBAY BICYCLE CLUB (A different kind of fix), el regreso de THE JAYHAWKS (Mockingbird time), IRON AND WINE (Kiss each other clean), MY MORNING JACKET (Circuital), SR. CHINARRO (Presidente)...

Hay muchos discos que no menciono por la sencilla razón de que no los he escuchado (lo que mayormente viene a llamarse ignorancia), y otros que no los nombro porque, aunque sí los he oído, para mí son innombrables (dejo a vuestro libre albedrío la elección de unos y otros, que yo ya si eso...), pero por ejemplo, os adelanto que NO he escuchado el último de VETUSTA MORLA (insisto: crucifixion), lo cual os puede dar una idea de por dónde van los tiros.

Y ahora, hago como el Guadiana: me meto bajo tierra y ya saldré cuando escampe o, en todo caso, unos cuantos kilómetros más adelante.




Leer más...

Top 5 2011

Kasabian
Velociraptor
En su último disco, los británicos se vuelven camaleónicos sonando a veces muy modernos, como en I hear voices o Velociraptor, a veces muy clásicos, como en La Fée Verte, recordando a los mismísimos Beatles (incluso la voz de Tom Meighan recuerda en algunos momentos al mítico George Harrison), a veces fusionando con músicas del mundo, como en Acid Turkish Bath. Este disco, más arriesgado que sus anteriores trabajos, es el de la madurez de Kasabian, un disco que en su conjunto se convierte en un inspirado viaje desde las raices de la música británica hasta las bases del rock psicodélico más actual. Un lujo para tus oidos.



Mapas
Vetusta Morla
Como me sucedió cuando escuché su música por primera vez, Mapas no es un disco que entra a la primera escucha, o no al menos lo son todos los temas que lo componen. Escucha tras escucha, la delicada orquestación que compone cada tema de este disco va revelándose y dejando patente el gran trabajo de creación musical de este conjunto. No es tan redondo como su primer disco, Un dia en el mundo, pero es un gran disco que los mantiene, a mi juicio, como el mejor grupo patrio del panorama independiente. Capaces de emocionar con temas como Maldita Dulzura, Boca en la Tierra o con el apoteósico final de Los Días Raros, de remover conciencias con El Hombre del Saco y de acercarse al rock británico más actual con Mapas, los de Tres Cantos demuestran que autoproducirse es un buen modo de hacer lo que te dé la real gana, siempre y cuando el público responda y puedas recuperar la inversión claro. Me da a mí que por eso no deben de andar preocupados.


The Black Keys
El Camino
Este duo americano vuelve a ofrecernos un gran disco con esencia de blues y soul, y alma de rock n' roll que empieza con el temazo Lonely Boy, auténtica declaración de intenciones del grupo. Aunque el disco no vuelve a alcanzar las cotas a las que llega este primer tema, esta repleto de grandes canciones y nos hace vibrar con un ritmo endiabladamente pegadizo y una potente base instrumental a cargo de dos musicazos. ¡No está nada mal para tratarse de un par de blanquitos!




The Rapture
In The Grace Of Your Love
El grupo originalmente post-punk The Rapture continua con la metamorfosis musical a ritmos más bailables y hacia el rock electrónico que iniciaron con su anterior trabajo, Pieces Of The People We Love. De esta manera, firman un LP que se escucha como un continuo, pero que está lleno de matices, con una gran número de temas que pretenden hacerte moverte de tu asiento y lanzarte a la pista de baile con un rollo muy Disco de los 80, como Never Die Again, o electro pop, como In The Grace of Your Love o Miss You, o más actual, como el gran How Deep Is Your Love? o Come Back To Me; y con un cierre en forma de gran tema soul, como es IT Takes Time To Be A Man. Una demostración de cómo incorporar la electrónica a tu repertorio sin pegártela (que tomen nota Editors o The Killers).


Adele
21
En una industria viciada de cantantes hiperproducidas de sinuosas curvas alcanzadas a golpe de personal trainer, pelo de Nancy, dentadura Profident y voces blancas con alta profusión de gorgoritos a modo de apoteosis final de cada verso, el triunfo mundial de una mujer sin una figura de modelo, ni un cuerpo de baile detrás, ni un rapero negro, o blanco, con nombre de perro rabioso y cara de salido, es algo realmente insólito. Algo que nos permite reconciliarnos por un momento con el gran público y creer de nuevo que el talento es capaz de abrirse paso en esta perniciosa industria y sobresalir. Y es que Adele consiguió difundir su música gracias a la red y con ello grabar un buen primer disco con 19 años, que como su segundo disco llevaba como nombre el guarismo de la edad que tenía en el momento de grabarlo. En su segundo disco, esta mujer con una voz soul de gran delicadeza, consigue alcanzar además un nivel compositivo muy superior al de su anterior trabajo, con baladas preciosistas de sencilla base musical, a piano y guitarra, como Someone Like You, Don't You Remeber o Set Fire To The Rain, y algunas piezas en las que se adentra en el soul más animado, con percusión más marcada y apoyo coral, con un toque country como en Rolling In The Deep o de blues, como en Rumour Has It. Se atreve con una versión del clásico de The Cure, Lovesong, que realmente interpreta de manera muy personal, con un magnífico resultado. En fin, el éxito de esta mujer me ha hecho volver a creer en la indistria musical, aunque creo que me dura lo poco que tardan en los 40 principales en poner cualquier otra canción con tufillo a cantante salido de máquina expendedora de voces susceptibles de trucar con autotune.


No querría dejar de comentar algunos discos que me ha costado gran esfuerzo sacar de este Top 5, en un año a mi juicio, muy bueno en lo musical. El gran disco debút de Foster The People, el nuevo disco de Sidonie, que los mantiene como una de las mejores bandas de nuestro pais, y en el que se adentran en la psicodelia con interesante resultado, lo nuevo de Wilco o la vuelta de los grandes Cake tras muchos años.
Leer más...

Who by fire

Buen verano para todos. Que descubráis al menos a un gran músico en estos días... Yo lo hice ayer.

Leer más...

dEUS "The ideal crash"





dEUS
The ideal crash
1999 – Universal
Calificación: 10


Hay quien va andando tranquilamente por la calle, se tropieza, tiene una caída tonta y, por culpa del golpe, siente la llamada de un dios cualquiera (hay muchos donde elegir) A mí me pasó cuando, en 1999, escuché el que sería el cuarto álbum de este grupo belga, grupo al que ya conocía y me gustaba, pero hasta ese año no sentí verdaderamente la llamada de
dEUS; y es que con “The ideal crash” caí rendido a sus pies, y desde luego, nunca lo consideré un tropiezo, porque mi caída, fue una caída ideal...

The ideal crash

No temáis pues tan grata caída y escuchad esta obra en la que no es preciso entrar con casco, aunque con cascos disfrutareis aún más de esta mágica hora, o mejor dicho, de los 56 minutos que dura el disco en cuestión...

The magic hour

Confieso ante dEUS y ante vosotros/as que la canción anterior no es de mis favoritas, pero de los diez temas de “The ideal crash” únicamente he podido encontrar los cuatro videoclips que se muestran aquí, aunque por suerte, siempre podréis recurrir al SPOTIFY y escuchar el disco entero, o mucho mejor aún, compraros el CD, que es posible que lo encontréis en serie media o en tiendas de segunda mano por un módico y razonable precio, pero mientras tanto, os dejo este “Sister dew” para que os sigais deleintando...

Sister dew

He dejado para el final dos videoclips de la que para mí es la mejor canción del disco. El primero de ellos es un vídeo casero, pero he recurrido al mismo porque éste, frente al vídeo oficial, ofrece el minutaje completo del tema (6:16), mientras que el videoclip oficial solamente dura 4:53, con lo que se come casi un minuto y medio de un final de lo más intenso...

Instant street

VÍDEO OFICIAL:

Aparte de este maravilloso disco de dEUS, también os recomiendo “Worst case scenario (1994)” y “In a bar, under the sea (1997)” y aunque todo apuntaba a que “The ideal crash” iba a ser el último trabajo de esta banda, resulta que reaparecieron en el 2006 - ...y al séptimo año resucitó...- con “Pocket revolution” y, en el 2008 con “Vantage point”, discos de los que no estoy en condiciones de hablar ni de recomendar porque, una vez más, confieso ante dEUS y ante vosotros/as, que yo he sido el primer sorprendido al enterarme de que estas deidades belgas habían publicado dos discos más ¡y sin avisarme!, cosa que, naturalmente, tendré que remediar de algún modo.

¿Y cuál ha sido el motivo de destacar hoy este disco? Pues bien, hay un dicho que asegura que uno sólo se acuerda de dios cuando truena, sin embargo, hoy (28/06/2011), a las 11:30, hace un calor de mil demonios, y a pesar de ello he tenido motivos para acordarme de dEUS, motivos que no os voy a revelar, aunque creo (sin ser creyente) que todos, o casi todos, los que forman parte de Mus’It, adivinarán por dónde van los tiros ;-)

Esta especie de crítica está dedicada a Jepo, a Porro y a Jeporro, pero especialmente, a Javi, quien es poseedor de un móvil con demasiada cobertura.

Leer más...

Dcode Festival, volumen II

El segundo día de peregrinaje festivalero empezó bien pronto, fruto de la voluntad de la organización de colocar a uno de los grupos nacionales con mayor proyección internacional, Polock, a unas excesivamente calurosas 5 de la tarde. Con sólo media hora para presentar los temas de su disco, y bajo un abrasador sol, los valencianos (estos son de los que acostumbran pagar sus trajes) demostraron que saben defender su pop colorista en un escenario, a pesar de los inconvenientes. Cuando estábamos a punto de consumirnos azotados por el tridente de Belcebú, porque si ese extenuante calor no es el que se destila en el más profundo de los infiernos, no sé dónde podría volver a vivirlo; algún "Premio Nobel" de la organización decidió terminar de ensañarse con este grupo y no les dejó tocar Fireworks, que se habían dejado para el final del concierto, con el lógico enfado del cantante, que educadamente se limitó a aceptar su sino, mientras los pocos valientes que presenciábamos el fustigamiento final de la incesante tortura que les habían aplicado nos indignábamos.
Nuestro cuerpo andaba en esos instantes cerca de la deshidratación, así que hicimos un alto en el camino para tomar el único acierto alimenticio el festival, un helado de mora, mango, dulce de leche, o lo que se terciase, y grandes cantidades de agua a la sombra en la zona de descanso, en la que el Sky de los cojines se nos pegaba como velcro. De esta guisa, escuchamos a lo lejos a Mucho y Manel, que a mí, personalmente, no me aportan nada. A continuación, veíamos comenzar el concierto de Havalina, en el escenario pequeño, en frente de nosotros. Este grupo tiene un potente directo, algo que se intuye ya en sus discos, pero su repertorio es monótono y repetitivo, sólo con algunos temas destacados como Desierto o Incursiones. Con gran dolor de nuestro corazón, y de nuestra piel que se empezaba a fundir con el Sky, abandonamos la sombra, cada vez más codiciada. En el escenario 2 comenzaba el concierto de Jamaica, que consiguieron elevar el buen rollo del personal con su bailable propuesta, especialmente con algunos de sus temas, como I think I like U2 o Cross the Fader. Tras ellos, y una rápida visita al PhotoCall de Bench, con camiseta por la gorra incluida (¡vamos a ganar, no lo dudéis compañeros festivaleros!), los Blood Red Shoes llenaban el escenario 1 con dosis de buen rock y tan solo una guitarra y una batería, y es que no necesitan más para enardecer a las masas a basa de decibelios. Gran momento en el que la guitarrista confesaba estar a punto de deshidratarse en el escenario, al que seguía sin dar tregua el sol, y el batería le contestaba que si quería le cambiaba de instrumento, a ver qué tal le parecía aquello. En este ir y venir de escenarios, que no fue nada duro, la verdad, estando uno al lado del otro, The Vaccines salieron a tocar y ofrecieron un muy interesante concierto dándole a sus temas un extra de ritmo y potencia en directo, algo de lo que adolecieron el día anterior Band of Horses, los cuales podrían tomar nota.
Y llegó el que luego bautizaríamos como el mejor concierto de la tarde/noche. The Hives salieron al escenario dispuestos a no dejar que nuestros esqueletos tuviesen un respiro, algo que consiguieron, y es que además tienen un espectacular frontman, capaz de animar al mismísimo Garci en su día de bajón, y que combinó buen rollo y una divertida pose chulesca ("la mejor de banda de rock del mundo en el escenario", proclamaba) para animar al público gracias a su precario pero efectivo español de octavo de EGB. Y no sólo fue divertido el concierto, también fue una bomba de relojería en explosión, como la de su canción Tick Tick Boom, con trallazos garage entre los que estuvieron todos sus clásicos, canciones de su gran The Black and White Album, y un apoteósico final con su gran hit: Hate to Say I Told you So. Sólo un pero, ajeno al grupo sueco, y es que de tanto botar, ante el secarral que es Cantarranas en verano, inhalamos más polvo que toda la farlopa que se pudo consumir en este festival junta. Por cierto, por si alguien aún tiene la duda, no coloca, pero te deja las secreciones nasales como el aceite de motor de un R5 (hablo con conocimiento de causa, que tuve uno hace años). Exhaustos del concierto de The Hives vimos aparecer a The Ting Tings, con mucha dosis de ritmo y bastante entrega. Fue un buen concierto, y es que su música es muy adecuada para no parar de moverse, algo que parece que continuará en su nuevo disco, a tenor de los temas nuevos que tocaron, que suenan algo más a funky. Pero lo que les falta en directo, a mi juicio, es apoyarse en unos músicos de estudio. Está muy bien que ellos toquen de todo en el disco, incluso que dedmuestren en el escenario que son capaces de hacerlo, pero eso de tocar, grabarlo y tirar de pedal para que suene repetido después, tiene un tufillo a playback que creo que les hace un flaco favor.
Llegó el turno de The Sounds, que combinaron clásicos como Living in America o Tony the Beat con temas de sus últimos discos, menos efectistas y en el caso de su último trabajo, demasiado electrónicos, pero su espectacular frontman Maja Ivarsson volvió a evidenciar que los suecos sosos no se enrolan en una banda de rock, sino que se dedican al resto de profesiones del país nórdico. Un buen fin de fiesta para un día de buena música en directo, inmejorable compañía y la sensación de que este día sí compensaba la asistencia a este nuevo festival madrileño, mención aparte para Foster the People, LA y Eels, del día anterior. Sólo quedaba el concierto de Cristal Castles, cuya propuesta electrónica me hubiera gustado ver, pero tras un día tan cargado de conciertos, el anhelo del descanso del guerrero fue superior que el de la inquietud musical.
Empiezo pues mi cuenta atrás para el Dcode 2012, confiando en que se repetirá, que se arreglarán los ligeros problemas de organización, que se eliminarán del cartel los grupos de adolescentes y que no me coincidirá con eventos importantes que marcan con letras grandes mi agenda veraniega del 2012.
Leer más...

Diario Dcode Festival, volumen I

Cuando hace unos meses mi amiga Jessica me envió el Cartel de un nuevo Festival en Madrid, en seguida pensé que por fin alguien había tenido a bien resucitar al desaparecido Summercase en un entorno más céntrico que el del mítico Festival de Boadilla. En cuanto vi que esa nueva ubicación era Cantarranas, mi mente repasó entrenamientos y partidos de los últimos 15 años, y me confirmó que todo me llevaba a prepararme para un par de días de sol, música, minis de cerveza y buen rollo. En cuanto analicé el Cartel con más detalle, encontré apetecibles conciertos, Eels, The Hives, Lori Meyers, L.A., The Sounds..., combinados con una suerte de grupos punk, la mayoría de los cuales estaban claramente orientados a un público más bien adolescente, Sum 41, All Time Low y My Chemical Romance, estos últimos a caballo entre los prepúberes que los idolatran y un cierto sector que los considera una banda con más repertorio, aunque yo no soy uno de esos. Todos estos grupos concentrados en el primer día del Festival, lo que llevaba a plantearse coger la entrada del Sábado sólo, y no el Abono. En mi caso, el deseo de ver al gran Mr. E y a sus Eels, sobre todo, y a Lori Meyers y L.A., me llevó a pensar que por menos de 20€ más tenía el pack completo de los 2 días, algo que a tenor de la poquísima gente que había el Viernes, no le compensó a la gran mayoría.
Y llegó el Viernes, y comenzó, en mi caso, con Foster The People, un grupo bastante novel, pero que defendió su propuesta de pop elegante con gran soltura en el escenario, con la gran Pumped up Kicks consiguiendo animar a un escaso público a unas calurosas 8 de la tarde. A continuación, L.A. tuvo que tocar en un enano escenario, el cual hizo suyo, gracias también a una buena banda que lo acompaña, y consiguió conquistar a una fiel cohorte de seguidores que coreaban sus temas más conocidos. Con un buen sabor de boca de estos 2 conciertos nos dirigimos al Escenario 2 para ver a Eels, y como Mark Oliver Everett ha impuesto en su banda las barbas de ermitaño que luce como requisito para tocar con él, aunque apuesto a que alguno la lleva postiza. Pero no sólo debe de imponerles lo de la barba, porque pudimos ver que son una gran banda, y que Mr. E es un gran frontman. En el repertorio tiró de sus clásicos: Saturday Morning, Flyswatter, Novocaine for the Soul, Souljacker Part I, That's Not Really Funny, y una versión muy acelerada de My Beloved Monster y I like Birds, esta última reducida a no más de un minuto, fruto de la voluntad de Mr. E de hacerla más atractiva para el directo, pero que nos dejó con la sensación de no habernos enterado de que sonaba. Dejó de lado sus 2 últimos discos, y sí tocó algunas del Hombre Lobo, el mejor, en mi opinión, de los últimos discos que han salido de su prolífica cabeza. En definitiva, un concierto redondo y brillante que demuestra que puedes hacer música experimental en tus discos y ofrecer un directo de puro y duro Rock n' Roll sin que sean posturas incompatibles.
Fue entonces cuando los fans del punk americano, que venían de escuchar a unos malillos Sum 41 que se permitieron versionar a Metallica y Blink182, demostrando que están muy lejos de emularlos, tenían su gran momento con My Chemichal Romance, en cuyo concierto afloraron las muñecas desnudas, sin la pulserita naranja que nos marcaba como adultos y potenciales compradores de bebidas alcohólicas. Lo siento por los fans de MCR, no puedo opinar del concierto porque me pareció un gran momento para descansar y cenar algo. Y en este momento fue cuando la organización se ganó un buen tirón de orejas, fruto de la inexperiencia, asumo. Las opciones alimenticias se limitaban a unos bastante pobres bocadillos a la nada despreciable suma de 5€ la pieza, y que a pesar del robo fuimos incapaces de adquirir, salvo que estuviésemos dispuestos a aguantar una cola kilométrica en alguno de los 2 míseros puestos disponibles, a los cuales se les acabaron las existencias más rápido quenlo que dura un caramelo a la puerta de un colegio. Fruto de esa falta de criterio, se hacían de oro los vendedores de la puerta, que rápidamente habilitaron 2 planchas para ofrecer a un igual de prohibitivo precio unos bocadillos más suculentos de chorizo frito, panceta o salchichas y con 10 veces menos cola. Tras la parada técnica, Band of Horses demostraron ser una buena banda, pero mal situada en el Horario adormeciendo a la gente a la 1 de la mañana. Y es que eso es en lo que Lori Meyers son en cambio unos maestros, en potenciar su pop en directo, haciendo más potentes y bailables sus canciones, lo que convirtió en gran colofón de la noche a su concierto, con grandes momentos al sonar Luces de Neón, Mi Realidad, Religión y el gran tema final Alta Fidelidad.
En fin, un primer día salvado por grandes actuaciones y por unos increíbles Eels, pero que hubiera sido mejor llenar con alguno de los grandes grupos del día siguiente, para igualar, y en el que me sobraban los ídolos de la chavalería, que por otro lado no tuvieron el tirón que auguraban desde la organización. Y es que, en lo tocante a festivales, el público fiel es el que gusta del buen pop/rock independiente, y se demostraría al día siguiente. Sólo decir que tuve una gran compañía en este gran día, alguno de los cuales eché en falta en el segundo día de Festival. Y vaya lo que se perdieron. Pero para saberlo, deberéis esperar a la segunda parte del Diario de mi paso por el Dcode.
Leer más...

Sufjan Stevens


Sufjan Stevens, el hombre que prometio dedicar un disco a cada estado de los United States. Aunque tiene mas discos, Michigan (2003) y Illinoise (2005) es su unico avance en esta nueva modalidad de titulos.

Se mueve por la corriente NeoFolk, Si te gusta Elliot Smith, Iron & Wine, etc. Te aseguro que te gustará!

En 2005 saco su logrado disco Illinoise. Como anecdota, en el disco aparecia la figura de Superman, por una demanda judicial se vieron obligados a colocar unas pegatinas de unos globos encima...tambien existen portadas sin Superman o solamente los globos, objetos cotizados po los coleccionistas.



Quizas alguno os suene de la banda sonora de la oscarizada "Pequeña Miss Sunshine". O tambien porque Cristina Rosenvinge y Vetusta Morla la versionara con motivo del dia de la musica.

¿Por que me gusta? Quizas sean los arreglos de orquesta que le dan a la cancion un tono epico, pero me hace sentir que todo lo que quiero hacer es posible si lo intento... OOOooo tal vez pueda ser que sea una cancion ideal para conducir ya que la cancion narra la historia de un joven durante su "roadtrip"... [A gusto del consumidor]
Leer más...

No puedes tener mejor plan mañana (Concierto de HATEM)

Quedar con tu pareja no es excusa porque aún quedan dos entradas a la venta y además no vas a quedar mejor en tu vida que si le llevas a la Sala de Columnas del Círculo de Bellas Artes a ver a estos músicos que no sólo tocan como los ángeles sino que su loock hippy-granjero mola que te cagas. Te las puedes dar de interesante y de profundo. Os prometo que funciona.

Irte de copas tampoco. Primero, porque puedes irte de copas cuando salgas (antes de las 00:00 h está fuera), estás en el centro de Madrid, al lado de todo y encima saldrás con el subidón de "cómo molan estos tíos" y seguramente hasta te pongan un temazo de los suyos en el garito que vayas (si lo eliges bien, claro, absténgase aquellos antros donde suenan Jennifer Lopez y Rihanna). Y si te pasa esto, llegarás a lo más alto, seguro que te abrazas con alguien y dependiendo de lo que lleve tu copa (espirituoso o no), darás unos saltos mientras sigues abrazado y cantarás enérgicamente la canción dejando claro lo que te flipa este grupo o simplemente, la cantarás haciendo de tu copa un improvisado micrófono. Eso ya depende de tí.

Y por si hay algún austero o agarradillo o como se quiera llamar... que sepa que la entrada cuesta 12 eurillos, 3 € y medio más que lo que te costaría ir a ver al cine un bodrio del estilo "Fast & Furious" o "Carta blanca".

Y si no te he convencido, escucha esto:

Y si sigo sin convencerte, escucha esto otro:

Y si aún así pasas, te deberías plantear muchas cosas, como ¿qué haces en este blog? Los Cuarenta Principales tienen uno que seguramente te recomiende conciertos y grupos más a tu medida.
Leer más...

Mus'it © 2008-2010. Template by Dicas Blogger.

¡Arriba!